Categoría: Uncategorized

Un juzgado de Avilés condena a un jefe de El Corte Inglés por un delito de agresión sexual a una trabajadora


ROJ: SJP 41/2018  http://www.poderjudicial.es/search/openDocument/64d6cd4745855914/20180530

HECHOS PROBADOS
De la prueba practicada ha quedado acreditado que Antonia comenzó a trabajar en el año 2.001 en la empresa El Corte Inglés como cajera , en concreto en el establecimiento HIPERCOR sito en la calle Finca de la Tejera , carretera de Grado , de Avilés. En el verano de 2.013 pasó a ocupar el puesto de reponedora en el departamento de alimentación con horario de mañana , siendo su jefe directo en este nuevo puesto el acusado Bruno –
mayor de edad , con DNI nº NUM000 y sin antecedentes penales -.
El día 5 de febrero de 2.015 el acusado le dijo a Antonia que le acompañara a un anexo del almacén para colocar la leche sobrante y cuando la denunciante empezó a colocar la leche en palets , Bruno se acercó pordetrás de ella , la abrazó y le dijo “mira cómo estoy”. Ante esta situación , la denunciante consiguió zafarse del acusado , momento en que éste agarró a Antonia fuertemente por las muñecas , poniéndole la cabeza contra una balda , al tiempo que acercaba su cara a la de la denunciante mientras introducía su lengua en la boca de Antonia , le tocaba un pecho con su mano izquierda y la sujetaba fuertemente con la mano derecha.
Seguidamente , Bruno bajó su mano izquierda a la altura del pantalón de la denunciante , intentando bajárselo , y rompió el botón de sujeción , mientras la seguía manteniendo sujeta fuertemente con la mano derecha.
Antonia logró dar un golpe con su rodilla al acusado , zafándose de él y abandonando el lugar a la carrera.
Como consecuencia de estos hechos , Antonia causó baja laboral el 6 de febrero de 2.015 , en un primer momento por gastroenteritis y posteriormente por un trastorno ansioso-depresivo reactivo , siendo tratada enel Centro de Salud Mental de Avilés desde el 8 de julio de 2.015 , pautándosele tratamiento con psicofármacos.
Permaneció en baja laboral hasta el 27 de noviembre de 2.015 , fecha en que se incorporó a trabajar en el centro SUPERCOR de Avilés.
También ha quedado acreditado que el día 20 de marzo de 2.015 , a las 19.24 horas , el acusado Bruno envió al teléfono móvil de la denunciante unos mensajes de whatsapp
con el siguiente contenido:

“yo te (h)echo demenos sobre todo en el almacén colocando; me acuerdo en la leche al aire libre; a que no te acuerdas dónde fue yo sí; pero sé que no te gustó creo que fue mal”

A lo que Antonia contestó a las 19.31 horas

“me asusté”

Antonia denunció los hechos ante la empresa , la cual encomendó la investigación de los mismos a la Comisión Instructora para el Tratamiento e Investigación de Situaciones de Acoso de El Corte Inglés, que tramitó el expediente nºNUM001
, que finalizó con informe de 11 de mayo de 2.015. Como consecuencia ,Bruno fue objeto de despido que fue reconocido como improcedente por HIPERCOR , S.A. , percibiendo una indemnización de 13.910,56 euros.
Antonia denunció finalmente los hechos el 28 de julio de 2.016 en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Avilés.
No ha quedado acreditado que desde el verano de 2.014 hasta el mes de febrero de 2.015 el acusado Bruno le dijera a Antonia expresiones tales como “cómo me pones , me la pones gorda” , “soy tu jefe , a ver si vuelves a tu puesto de cajera y empiezas a hacer tardes” , que tocara sus nalgas o que se rozara habitualmente con la denunciante. Tampoco ha quedado probado que el acusado solicitara a Antonia favores de naturaleza sexual a lo largo del periodo de tiempo citado.

FALLO
Que CONDENO a Bruno como autor criminalmente responsable de un delito de agresión sexual del artículo 178 del Código Penal , sin circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal , a la pena de 1 año y 6 meses de prisión , inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y
a la prohibición de aproximarse a Antonia , a su domicilio , lugar de trabajo o cualquier otro lugar frecuentado por ella , a menos de 500 metros , y comunicarse con ella por cualquier medio o procedimiento , por tiempo de 3 años
.
Que ABSUELVO a Bruno del delito de acoso sexual del que se le acusaba.
En concepto de responsabilidad civil , Bruno indemnizará a Antonia
en la cantidad de 4.000 euros en concepto de daño moral , con los intereses del artículo 576 de la LEC .
Todo ello con expresa imposición a Bruno de la mitad de las costas procesales causadas , incluyendo en las mismas las correspondientes a la acusación particular en la misma proporción , declarándose de oficio la mitad restante.
.

Anuncios

Opinión personal sobre la situación de El Corte Ingles


A pocas horas sobre la posible destitución de Dimas Gimeno, voy a dar mi opinión personal sobre los últimos hechos en El Corte Ingles.

Desde hacé 5 años, soy ex trabajador de ECI, pero mantengo contacto entre mis excompañeros del departamento y encuentros fortuitos con otros compañeros del centro. Tambien conversaciones anónimas a través de las redes sociales con excompañeros de otros centros y me mantengo al día con los medios de comunicación.

Para los que no conozcan la empresa , el funcionamiento de la empresa no se basa en la meritocracia ni en el liderazgo. términos que una empresa con una forma de funcionar del pleno siglo XX  son considerados peligrosos y dañinos; ya que pone en evidencia el mal funcionamiento y la ineptitud de muchos jefes (de planta, de centro y por los que veo hasta en Hermosilla). Cualidades como nepotismo, amiguismo y través de favores sexuales son mas valorados en el posicionamiento dentro del Corte Ingles. De esta forma se estrechan lazos, se callan bocas, se cierran ojos y los que tienen mas poder tienen mano ancha para poder hacer lo que quieran. De esta manera desde un simple jefe de Dpto hasta llegar a la cúspide se va tejieron una serie de favores, silencios y secretos que hacen que las personas se comporten como sectarios, y existan este tipo de luchas por el poder.

Los trabajadores de a pie (de centro comercial), ya están acostumbrados a esta forma de actuar, por lo que estan luchas internas no les preocupa mucho; ya que al final no les va a suponer ninguna mejora laboral. Solo aquellos privilegiados que hayan adquirido pagares de ECI, quizá teman un poco mas, por los posibles problemas que podría conllevar problemas de morosidad.

Grupos que han aparecido ahora de la nada ; como es el caso de “Salvemos El Corte Ingles”; que dicen representar a los trabajadores de ECI, son como los tabarneses en Catalunya, los ves mas por la prensa que por la calle (vivo en Catalunya). Son un producto de las élites dirigentes que la prensa sumisa se encarga de hinchar hasta niveles desconocidos, para influir en la opinión publica para hacer creer a los trabajadores que una opción minoritaria, es en realidad una mayoría.

Los trabajadores de ECI viven mas preocupados por las nuevas ideas de Dimas, abrir mas DOMINGOS y durante mas horas, y sobre su salario congelado, que por quien sera el próximo presidente.

Los medios de comunicación tan sumisos a ECI, se han visto en la coyuntura de tomar parte de un bando o en otro. Algunos mas descarados y otros mas sutiles nadie quiere renunciar a ese gran pastel que es el mayor anunciante Español.

Esta claro que con bando perdedor, también mucha prensa que ha manifestado su soporte ciego a su causa; pagara un gran precio.

Me he quedao a gusto, ufff

¿Sabías que un valenciano inventó el Día de la Madre en España? — Josué Ferrer.


Desde hace siglos ha existido todo tipo de ceremoniales que rendían culto a diosas o vírgenes, y a través de ellas a la fecundidad y la maternidad. Pero el Día de la Madre, tal y como lo conocemos en la actualidad, lo inventó la estadounidense Anna Jarvis, quien en 1907, dos años después de la […]

a través de ¿Sabías que un valenciano inventó el Día de la Madre en España? — Josué Ferrer.

Chohitos del Corte Ingles.

Twittera relata haber sido victima de acoso sexual y laboral en El Corte Ingles


Maestro Cortador de Jamon

Las precarias condiciones de un Maestro Cortador de Jamón en El Corte Inglés


El día 5 de octubre de 2016, miércoles, se pone en contacto conmigo a las 10:00 a.m. G. P. (gerente de G. Durán, S.L) de la agencia Prodereg, S.L. para preguntarme si estaría disponible para cubrir un puesto como cortadora de jamón ese mismo día a las 12:00 a.m. en El Corte Inglés de Marbella en representación de Ibéricos COVAP, ya que la persona que ocupaba ese puesto de trabajo estaba de vacaciones, y a su vez a la persona que debía cubrir a este trabajador se le había muerto el padre la noche anterior y tuvo que viajar de urgencia a Madrid. Como bien sabéis yo soy de Málaga, y El Corte Inglés de Marbella me supone una hora de viaje para la ida y otra hora más para la vuelta. Aún así, avisándome únicamente con dos horas de antelación y casi suplicándome G. Durán que por favor cubriese ese puesto ya que no encontraba a nadie dispuesto a hacerlo avisándolo a tal hora, le dije que sí. Al ir con la hora justa y al tener que pasar primero por la oficina de recursos humanos del Corte Inglés para entregar mi curriculum y que éstos me dieran la acreditación, mi horario de trabajo ese día sería en turno partido de 13:45 a 15:45 y de 17:00 a 22:00. Me pagaban 10€/hora más dieta para gasolina y comida. Igualmente por falta de tiempo, no recibí uniforme alguno, sino que me pidieron que llevase una camisa negra. Así pues, fui al El Corte Inglés de Marbella y realicé el trabajo sin ningún tipo de problema.

Más adelante, en diciembre de ese mismo año, se vuelve a poner en contacto conmigo G. P. para preguntarme si estaría disponible para realizar la campaña de navidad de Ibéricos COVAP en El Corte Inglés de Mijas. Le comunico que sí estoy disponible pero haciéndole saber que los días 24, 25, 30 y 31 ya tengo otros compromisos, a lo cual me responde que sin problema. Por tanto, quedamos en que los días que trabajaría para la campaña serían 9, 10, 11, 16, 17 y 18 de diciembre, con horario de 11:00 a 14:30 y de 18:00 a 21:30. Le pregunto que cuáles serían mis funciones y me comenta que las mismas que el día de Marbella: cortar jamón para el público. Días antes de empezar la campaña me paso por El Corte Inglés de Mijas para ver mi puesto de trabajo y para mi sorpresa no hay absolutamente nada: ningún puesto de corte y ningún soporte jamonero, únicamente un par de columnas con jamones colgados. Busco al encargado de charcutería, me presento diciendo que soy la cortadora de jamón que va a realizar la campaña de navidad para Ibéricos COVAP y le pregunto por el puesto de corte. A esto el encargado me responde que ellos nunca han tenido puesto de corte en Mijas por falta de presupuesto, que únicamente lo tienen en Marbella y que los cortadores que han pasado por allí solo se han dedicado a vender jamones. Con éstas llamo a G. P. para que me dé una explicación de por qué me ofrece un trabajo con unas condiciones y después me tengo que enterar de casualidad por otra persona ajena a su empresa de que no es así. Su respuesta simplemente fue “en Mijas no hay puesto de corte”. Aún así, acepté. Siendo el sueldo 390€ por los 6 días de trabajo más 150€ para gasolina. En cuanto al uniforme, G. P. me comentó que tenía que llamar a otro compañero de Málaga, del cual no voy a mencionar su nombre, que estuvo haciendo promociones con ellos para que me diera el uniforme de Ibéricos COVAP (sin preguntarme talla ni nada por el estilo), a lo que le respondo que siendo un hombre, su casaca será evidentemente de hombre, por lo cual a mi no me quedaría bien. G. me pregunta por mi talla, le digo una XL de MUJER y me dice que me manda un uniforme nuevo a casa. Cuando éste llega, para mi sorpresa, es una chaquetilla de mujer de la talla L, la cual evidentemente me queda pequeña. Se lo vuelvo a comentar a G. y me dice que pasará un mensajero a recogerla y me mandarán una de la talla XL. A los pocos días vuelvo a recibir otra casaca esta vez de la talla XL pero de HOMBRE, la cual me queda enorme y con la que parezco un fantoche. La respuesta de G. fue que Ibéricos COVAP NO tiene tallas más grandes de mujer. ¿En serio? ¿Significa esto que sólo pueden trabajar para Ibéricos Covap mujeres que tengan entre una talla XS y una talla L? Si se diese el caso contrario y no hubiese talla para hombre, ¿se le daría a este una chaqueta de mujer? No, ¿verdad? Sinceramente esto me parece una actitud absolutamente denigrante hacia las mujeres trabajadoras. Todo esto sin contar la mala imagen que di con esta vestimenta hacia los clientes de una prestigiosa marca como es Covap. Aún así, y vuelvo a repetir, acepté el trabajo. Cumplí con las obligaciones de mi puesto durante todos los días que duró la campaña, acudiendo incluso varios días con 39 de fiebre y realizando más funciones de las que figuraban en mi contrato, como el asesoramiento y la venta de otros jamones que no eran de Ibéricos COVAP. Tanto los compañeros como el jefe de charcutería no tuvieron en ningún momento problemas conmigo y quedaron muy contentos con mi trabajo.

Por otra parte, G. P. me pidió el favor de buscarle a otro cortador para la campaña en otro centro, a lo que accedí sin problema facilitándole el teléfono de un compañero para que se pusiera en contacto con él (aceptando éste el trabajo).

A los pocos días me vuelve a contactar G. ofreciéndome otra campaña para Ibéricos Covap en Supercor Mallorazgo (Málaga), los días 22, 23 y 30 de diciembre, con turno partido de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:30, y sueldo de 8,20€/hora sin dieta alguna y teniendo que aportar yo tanto mis materiales como un mantel negro. Como ya le comenté a principio de mes, los únicos días que no tenía disponibles eran 24, 25, 30 y 31. Pero tras haber realizado satisfactoriamente mi trabajo en Marbella, decidí cancelar mi compromiso del día 30 para no dejar a G. P. colgada y realizar la promoción de esos tres días. A cambio le pedí que al menos me igualase las condiciones salariales del empleo en Marbella, de 8,20€/hora a 10€/hora, ya que en esta ocasión no me pagaban dieta, teniendo que ponerle yo dinero al trabajo. Su respuesta fue que Ibéricos COVAP no pagaba más de 8,20€, pero que ellos me pagarían los 10€ y en cuanto a la dieta me pagarían 6€/día. Quedé conforme con esas condiciones y acepté el trabajo. Al día siguiente me vuelve a llamar para decirme que finalmente serían solo los días 22 y 23, el día 30 ¡no! Esto ya me sacó de mis casillas y le pregunté que por qué el día 30 no, después de haber aceptado las condiciones el día anterior. Su respuesta fue que yo le dije que el día 30 me venía mal.

Dada la poca formalidad de G. P., le dije que sintiéndolo mucho se buscase a otra persona para esos tres días porque esta no es forma seria de trabajar, ya que yo había cancelado mi compromiso el día 30 para hacerles el favor a ellos, primero me dice que sí y al día siguiente me dice lo contrario. Su respuesta fue “te recoge tu uniforme un mensajero entre hoy y mañana”. Nadie se presentó a recoger el uniforme, al día siguiente me vuelve a llamar G. y, después del trato que recibí por su parte el día anterior, tiene la cara dura de pedirme el favor de que si el nuevo cortador de Mallorazgo podía ir a mi casa a recoger el uniforme. A lo cual le respondí que no ya que yo en ese momento por cuestiones personales ya no me encontraba en Málaga. Aún así ella insistió en que el muchacho se dirigía ya hacia mi casa. Por último yo le contesté que sintiéndolo mucho en mi casa no había nadie. No volvimos a tener contacto. A la semana siguiente un mensajero recogió el uniforme.

Pues bien, en diciembre de 2017 se pone en contacto conmigo una agencia de eventos para realizar la campaña de navidad de Cinco Jotas en El Corte Inglés Málaga como cortadora de jamón. Me parecen perfectas las condiciones y sin dudar acepto el trabajo, a los pocos días ya está formalizado el contrato. Mi sorpresa es cuando la semana antes de empezar la campaña me llaman de esta agencia comentándome que no pueden validarme para trabajar en Corte Inglés porque éstos me tienen en la #listanegra ya que alguien ha dejado un comentario malo sobre mi persona. Yo solo he trabajado en Corte Inglés las dos veces que he estado contratada a través de la agencia Prodereg, S.L., G. Durán, S.L., cuya gerente es G. P.. Por tanto, la única responsable de que me hayan puesto en la #listanegra del Corte Inglés es G. P.. Imagino que el mal comentario se debe a las desavenencias entre ambas por exigir yo lo que creo que es justo: uniforme de MUJER y FORMALIDAD en el trabajo. Ya que como bien dije antes, nadie puede tener ninguna queja sobre el trabajo que realicé tanto en Marbella como en Mijas.

Por otra parte, ayer día 24 de enero de 2018 me ofrecieron cubrir los días 20 y 21 de febrero el puesto de un compañero en el mismo El Corte Inglés de Marbella, de nuevo para Ibéricos COVAP. Desgraciadamente, no pude ni podré volver a aceptar de aquí en adelante ninguna otra oferta de trabajo en este centro ya que aún sigo en la #listanegra del Corte Inglés gracias a esta señora, si es que se la puede llamar así.

La opinión de una sola persona, que ni siquiera me conoce, que no sabe nada sobre mí, que nunca me ha visto trabajar, que no tiene absolutamente ninguna idea sobre la profesión del cortador de jamón, esta opinión vale más que años de esfuerzo y sacrificio por formarme y hacerme un hueco en esta profesión, por la ilusión de trabajar y dar lo mejor de mí dedicándome a lo que más me gusta en el mundo, ser Cortadora Profesional de Jamón.

Cristina Hernández

Personal peligroso en El Corte Ingles


Fuente: A traves de mensaje anónimo:

ECI, en concreto el almacén de REVA (Ribarroja, Valencia) ha readmitido a un chico con “antecedentes penales” graves. Me indigna gravemente que un repartidor (puesto que tiene esta persona), “presunto” asesino confeso ante la ley, pueda entrar en mi domicilio realizando un reparto. Esta persona tiene otros antecedentes penales por agresión en discusión de tráfico y ordenes de alejamiento.

Adjunto enlaces a noticias de prensa:
http://www.levante-emv.com/sucesos/2017/09/04/mujer-muere-atropellada-rotonda-anzuelos/1611378.html

http://www.levante-emv.com/sucesos/2017/09/06/acusado-atropello-mortal-condenado-patear/1612101.html

http://www.lasprovincias.es/sucesos/conductor-oculto-cadaver-20170905175924-nt.html

El engaño de El Corte Ingles sobre la agricultura ecologica


El Corte Ingles ha presento hace unos meses un nuevo espacio dentro de su Supermercado dedicado por completo a la cultura BIO llamado La Biosfera, donde se pueden encontrar más de 1.500 productos ecológicos certificados, obtenidos en una producción controlada y sostenible.

En su pagina web : https://www.elcorteingles.es/supermercado/aptc/reportajes/tu-despensa/dieteticos-y-alimentacion-infantil/detalle/productos-dieteticos-de-produccion-ecològica

Tambien en prensa especializada en publicidad encubierta y Fake News como la La Vanguardia : http://www.lavanguardia.com/ocio/20170228/42384414396/unos-1500-alimentos-ecologicos-en-la-biosfera-del-corte-ingles-de-valencia.html

El Español https://www.elespanol.com/economia/empresas/20170228/197230545_0.html

En todas ellas hacen referencia a “Además, su sello ecológico garantiza que los ingredientes utilizados provienen de cultivos libres de pesticidas, herbicidas y sin abonos químicos.” Toda la gente conocedora de los productos ecologicos saben que todo esto es mentida.

Los productos ecologicos contienen pesticidas, herbicidas y abonos quimicos, la diferencia con los normales es que estos productos no provienen de síntesis química, sino se encuentran purificados de fuentes naturales.

Existe una normativa y unos anexos donde se especifican que productos se deben de usar en agricultura ecologica

ANEXO I de R(CE) 889/2008: Fertilizantes y acondicionadores del suelo , Corrección 2014

ANEXO II de R(CE) 889/2008: Plaguicidas y productos fitosanitarios , Corrección 2014

ANEXO VIII de R(CE) 889/2008: Productos y sustancias destinados a la producción de los alimentos ecológicos transformados , Corrección 2014

Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo, de 28 de junio de 2007

Reglamento (CE) 889/2008 de la Comisión, de 5 de septiembre de 2008

Modelo obsoleto en El Corte Ingles


 

Comentario: Despues de casi 30 años de ninguneo, todavía sigo siendo tonto y me pregunto:
-¿Para cuando un análisis riguroso y objetivo de lo obsoleto de nuestro modelo de negocio?
-¿Alguien se da cuenta de que Compras está comprando mucho y mal?
-Alguien se da cuenta de que todos los centros Cluster B (por poner un ejemplo) no son iguales, no tienen las mismas necesidades, capacidades (ni de tienda ni de almacenes)?
-¿El Mistery Shopper que valora tu sonrisa sabe que estás ganando un 50 % menos de comisión que hace 20 años?
¿Alguien se da cuenta de lo farragoso que se está haciendo a los vendedores culminar una venta?:
-¿Tarjeta Corte Ingles?
-¿Envuelto para regalo?
-¿Con ticket regalo? ¿De cada articulo o de uno solo?
-¿Le interesa una Linea Abierta de Vuelta al Cole o de Navidad?
-¿El envío lo quiere por la mañana o por la tarde?
-¿se lo bajamos al parking? ¿con Carta de Compras o con Parking?
-¿Venta adicional y Venta complementaria?
-Dos folios completos para el tema Composturas quedan para otro día.
-Luego envuelve todo para regalo, embálalo, llevalo al Montacargas, etc, etc
Pasa el “gerente” y ve fila, monta la de Dios, no porque no lo entienda sino porque si la ve el Director se la monta a él.
Dos folios completos para el tema Composturas quedan para otro día.
Saludos.
Alfasingercebra.

EL CORTE INGLÉS SIGUE VENDIENDO “MEIN KAMPF”.


CORTE SVASTICA

MIENTRAS PEDRO VARELA SIGUE ESPERANDO LA RESPUESTA AL RECURSO ENVIADO A LA AUDIENCIA PROVINCIAL, POR EL CASO DE LA PUBLICACIÓN Y VENTA DEL LIBRO “MEIN KAMPF”, LOS ESTABLECIMIENTOS DE “EL CORTE INGLÉS” SIGUEN OFRECIÉNDOSELO A SUS CLIENTES EN VARIOS FORMATOS CON LA VENIA DEL FISCAL DEL ODIO, MIGUEL ÁNGEL AGUILAR, EL CUAL SE LO PASA POR “SÁLVASE SEA LA PARTE” MIENTRAS NO LO VENDA EL SR VARELA. 

DESDE AQUÍ, LE DAMOS LAS GRACIAS AL CORTE INGLÉS POR DISTRIBUIR ESTA IMPORTANTE OBRA Y LE FELICITAMOS POR SALIR INDEMNE DE REGISTROS Y DEMÁS.

IMG-20170811-WA0005
Estantería de la sección de libros del Corte Inglés con dos ediciones del libro “Mein Kampf”

Ver la entrada original

1985-1993: La expansión de los hipermercados


Fragmento del articulo aparecido en : http://abusospatronales.es/informes-y-analisis/venderas-domingo-las-luchas-tiempo-sector-grandes-superficies-comerciales-1976-2011/
Reproducido bajo la licencia Creative Commons

Tres evoluciones generales marcan este período.
En primer lugar, la expansión de la ocupación femenina -de 3.173.800 a 4.105.700 ocupadas-, concentrada en el grupo de edad de 25 a 54 años. Las mujeres abandonan cada vez menos el empleo al casarse y al tener hijos[17]. Esto tendrá repercusiones importantes en dos ámbitos: a) los horarios de compra cada vez están menos sincronizados con los horarios laborales típicos; b) la mano de obra en el sector comercial estará compuesta por un porcentaje creciente de mujeres casadas y de madres. Ambas evoluciones generan una tensión creciente en el sector comercial, al oponerse los horarios de la clientela a los horarios deseados por las trabajadoras.
En segundo lugar, la transformación de la legislación laboral. El Estatuto de los Trabajadores (1980) establece unos límites máximos para la jornada diaria (9 horas) y semanal (43 horas, limitada a 40 horas por la Ley 4/1983).  No se podían hacer más de dos horas extraordinarias al día, quince al mes y cien al año. El trabajo a tiempo parcial se restringía a unos colectivos muy determinados -perceptores de prestaciones por desempleo que las hubieran agotado, trabajadores agrarios y menores de 25 años- y no podía superar los 2/3 de la jornada a tiempo completo. Reformas posteriores amplían algunos de estos límites. La Ley 32/1984 posibilita que cualquier trabajador sea contratado a tiempo parcial e incorpora el contrato de relevo. El Real Decreto-Ley 1/1986 reduce a ochenta el máximo de horas extraordinarias anuales, pero elimina los topes diarios y mensuales. Las empresas comerciales, especialmente los hipermercados, aprovecharán estas posibilidades.
El tercer cambio crucial se da en la normativa de horarios comerciales. El Real Decreto-Ley 2/1985 (Decreto Boyer) elimina las limitaciones sobre el total de horas semanales de apertura comercial, sobre el horario de apertura y cierre y sobre los días de la semana –permite abrir domingos y festivos-. Las empresas podrían decidir sus horarios y días de apertura en todo el territorio del Estado. El decreto-ley fue recurrido por algunas Comunidades Autónomas, que impusieron límites a los horarios y días de apertura. Ello desencadenó una sucesión de litigios judiciales que dura todo este período[18]. Mientras tanto, en muchas comunidades autónomas se abrió algunos domingos y festivos.
Estas evoluciones están en el origen de la importante expansión de los hipermercados en este período: de 47 a 185[19]. Los hipermercados se expanden con el trabajo femenino y la concentración de las compras en un día a la semana. Asimismo, incorporan y aumentan la taylorización y estandarización del trabajo de venta iniciada por los supermercados[20]. La venta ya no se basa en las habilidades interaccionales del vendedor. La mayoría del personal lo componen reponedores y cajeras, que aprenden su oficio en pocos días, siendo fácilmente sustituibles[21]. Los beneficios de la empresa dependen en gran medida de los precios que oferta: ello presiona para rebajar los salarios y, sobre todo, para ajustar al máximo el flujo de mano de obra al de la clientela. La introducción de escáner en las cajas registradoras –en torno a 1990[22]– posibilita y agudiza esta presión. Al centralizar la información suministrada por las cajas, permite calcular la productividad de las cajeras y programar con precisión el número de empleados necesarios en cada momento (Prunier, 2000).
Los hipermercados aprovechan al máximo las posibilidades de flexibilización que les ofrece la legislación. En ellos se comienza a trabajar con contratos temporales a tiempo parcial, a menudo con horarios variables entre semanas, y sólo con el tiempo se consigue un contrato fijo, a veces a tiempo completo. Los contratos a tiempo parcial les permiten adecuar la cantidad de mano de obra al flujo de clientela, especialmente a partir de la introducción del escáner óptico (Bernard, 2005). Carlos Prieto investigó un hipermercado de Madrid en 1989: el 72,4 % de las cajeras trabajaba a tiempo parcial, de éstas, un 42,6% con horarios variables de un mes a otro –que conocían quince días antes del mes correspondiente-. El director de Recursos Humanos afirmaba: “horarios, aquí hay cien mil” (Prieto, 1990).
El control de la mano de obra no se asegura sólo mediante los contratos temporales –con la amenaza de no renovación- y la tecnología –que permite una medición exacta de la productividad-. El sistema autoritario de dones y contradones, la represión antisindical y el sindicalismo amarillo también se extienden a los hipermercados. La organización del trabajo se utiliza para premiar y castigar. Así, las condiciones laborales cotidianas de la cajeras –que deben pedir permiso a la responsable de cajas para multitud de procedimientos (Benquet, 2011: 76)- dependen en gran medida de los mandos: las cajas a las que una es asignada (con mayor o menor afluencia, cerca de los frigoríficos…), la asignación a otras tareas como ordenar ropa (y romper la monotonía de la caja), el tiempo que se tarda en responder desde caja central a una petición (p. ej., de ir a orinar)…
El tiempo se convierte en uno de los dones o castigos privilegiados que la empresa puede utilizar. Los nuevos empleados comienzan con contratos a tiempo parcial, generalmente a fin de jornada o en sábados y con horarios variables y turnos partidos: la posibilidad de tener un contrato a tiempo completo, de no variar horarios, de trabajar por la mañana o en turno continuo se convierte en la principal recompensa que se puede obtener por la sumisión –que a menudo también es sumisión horaria: alargar la jornada cuando se demande[23]-. Los horarios también pueden utilizarse como castigo. Así, las empleadas con cargas familiares suelen cambiar sus turnos con compañeras para conciliar el trabajo con los imprevistos de la vida familiar. La dirección, habitualmente tolerante con estos cambios, puede prohibirlos cuando una trabajadora se aproxima a los sindicatos incorrectos –lo que no sólo perjudica su vida familiar, sino también la de sus compañeras-. Los constantes cambios de turnos y horarios también pueden ser utilizados como motivo de despido[24]. Las empresas disponen así de múltiples medios de presión para obstaculizar a los sindicatos de clase. FETICO se expande con los hipermercados, pasando de tener un 11,2% de los delegados sindicales de las empresas de ANGED en 1980 a un 27,2% en 1990[25].
Tras el decreto Boyer, grandes almacenes e hipermercados comienzan a ampliar sus horarios de apertura y a abrir algunos domingos y festivos. Los hipermercados afrontan los nuevos horarios recurriendo masivamente a contratos a tiempo parcial –algunos de fin de semana, las sabaderas-. El Corte Inglés utiliza también estos contratos –durante un período cubre con ellos el trabajo en domingo, los domingueros-, pero mucho menos: al ser una empresa más antigua, tiene mucho personal con contratos indefinidos a tiempo completo. De ahí que recurra a los incentivos –diez mil pesetas y un día libre por trabajar en domingo- y, sobre todo, al eficaz sistema autoritario de dones y contradones[26].
Con la hegemonía de FASGA y FETICO, los convenios colectivos favorecen a las empresas. Aunque cada vez establezcan más regulaciones sobre el tiempo de trabajo o la contratación –lo que en principio limitaría la discrecionalidad empresarial-, éstas suelen ceñirse a reproducir la normativa laboral[27]. Las mejoras respecto a ésta son reducidas y parecen responder al estado del mercado de trabajo. Así, el convenio de 1989 –firmado por FASGA, FETICO, UGT y CCOO- establece que el 15% de los contratos temporales con más de 6 meses han de pasar a indefinidos –algo fácil de cumplir: las empresas ya estabilizaban a los empleados leales-, y el de 1991 –firmado por FASGA y FETICO- establece que en el primer trimestre se proporciona a los representantes sindicales los cuadros horarios anuales de los trabajadores –nada conflictivo cuando los delegados son de FASGA y FETICO[28]-. Avances reducidos y en buena medida debidos a la reducción del desempleo -del 21,5% en 1985 al 16% en 1991-, que provoca problemas de reclutamiento en zonas como Madrid y Cataluña.
Esta situación limita mucho el margen de maniobra de los sindicatos de clase. En algunas zonas organizan concentraciones o se suman a las manifestaciones de pequeños comerciantes contra la apertura dominical[29]. A menudo, especialmente cuando FASGA y/o FETICO dominan el comité intercentros[30], su acción se limita a la judicial: denunciar incumplimientos de convenio, de la normativa laboral, presiones sobre los trabajadores o persecución antisindical. Denuncias que, con el sistema autoritario de dones y contradones, solían tener poco recorrido. Así, era difícil hallar testigos del acoso por pertenecer a CCOO. O, cuando se denuncian cambios de horarios o prolongaciones de jornada que van contra lo estipulado en el convenio, la empresa puede aducir que se trata de acuerdos individuales voluntarios[31].