Etiquetado: Corte Ingles

Cartel publicado por LAB

Denuncian el despido de una trabajadora de El Corte Inglés de Eibar tras una excedencia


Se llevará una concentración este jueves a las 12:30 frente a El Corte Inglés

Cartel publicado por LAB

Cartel publicado por LAB

EIBAR.- El sindicato LAB ha denunciado que una trabajadora de El Corte Ingles fue despedida al reincorporar se a su puesto de trabajo después de una excedencia por cuidado de hijos. “El sindicato LAB interpuso una denuncia para denunciar tal hecho pero la empresa se negó a reincorporar a la trabajadora”, denuncian desde el sindicato. El juicio se celebrará en marzo. “El Corte Ingles de Eibar no respeta los derechos de los trabajadores y es por ello que este jueves, día 15 de febrero, realizaremos una concentración de denuncia en frente de El Corte Ingles de Eibar a las 12:30. Si no estás de acuerdo con esto, acércate el jueves a la concentración de denuncia”, señalan en un comunicado desde LAB.

Anuncios

1985-1993: La expansión de los hipermercados


Fragmento del articulo aparecido en : http://abusospatronales.es/informes-y-analisis/venderas-domingo-las-luchas-tiempo-sector-grandes-superficies-comerciales-1976-2011/
Reproducido bajo la licencia Creative Commons

Tres evoluciones generales marcan este período.
En primer lugar, la expansión de la ocupación femenina -de 3.173.800 a 4.105.700 ocupadas-, concentrada en el grupo de edad de 25 a 54 años. Las mujeres abandonan cada vez menos el empleo al casarse y al tener hijos[17]. Esto tendrá repercusiones importantes en dos ámbitos: a) los horarios de compra cada vez están menos sincronizados con los horarios laborales típicos; b) la mano de obra en el sector comercial estará compuesta por un porcentaje creciente de mujeres casadas y de madres. Ambas evoluciones generan una tensión creciente en el sector comercial, al oponerse los horarios de la clientela a los horarios deseados por las trabajadoras.
En segundo lugar, la transformación de la legislación laboral. El Estatuto de los Trabajadores (1980) establece unos límites máximos para la jornada diaria (9 horas) y semanal (43 horas, limitada a 40 horas por la Ley 4/1983).  No se podían hacer más de dos horas extraordinarias al día, quince al mes y cien al año. El trabajo a tiempo parcial se restringía a unos colectivos muy determinados -perceptores de prestaciones por desempleo que las hubieran agotado, trabajadores agrarios y menores de 25 años- y no podía superar los 2/3 de la jornada a tiempo completo. Reformas posteriores amplían algunos de estos límites. La Ley 32/1984 posibilita que cualquier trabajador sea contratado a tiempo parcial e incorpora el contrato de relevo. El Real Decreto-Ley 1/1986 reduce a ochenta el máximo de horas extraordinarias anuales, pero elimina los topes diarios y mensuales. Las empresas comerciales, especialmente los hipermercados, aprovecharán estas posibilidades.
El tercer cambio crucial se da en la normativa de horarios comerciales. El Real Decreto-Ley 2/1985 (Decreto Boyer) elimina las limitaciones sobre el total de horas semanales de apertura comercial, sobre el horario de apertura y cierre y sobre los días de la semana –permite abrir domingos y festivos-. Las empresas podrían decidir sus horarios y días de apertura en todo el territorio del Estado. El decreto-ley fue recurrido por algunas Comunidades Autónomas, que impusieron límites a los horarios y días de apertura. Ello desencadenó una sucesión de litigios judiciales que dura todo este período[18]. Mientras tanto, en muchas comunidades autónomas se abrió algunos domingos y festivos.
Estas evoluciones están en el origen de la importante expansión de los hipermercados en este período: de 47 a 185[19]. Los hipermercados se expanden con el trabajo femenino y la concentración de las compras en un día a la semana. Asimismo, incorporan y aumentan la taylorización y estandarización del trabajo de venta iniciada por los supermercados[20]. La venta ya no se basa en las habilidades interaccionales del vendedor. La mayoría del personal lo componen reponedores y cajeras, que aprenden su oficio en pocos días, siendo fácilmente sustituibles[21]. Los beneficios de la empresa dependen en gran medida de los precios que oferta: ello presiona para rebajar los salarios y, sobre todo, para ajustar al máximo el flujo de mano de obra al de la clientela. La introducción de escáner en las cajas registradoras –en torno a 1990[22]– posibilita y agudiza esta presión. Al centralizar la información suministrada por las cajas, permite calcular la productividad de las cajeras y programar con precisión el número de empleados necesarios en cada momento (Prunier, 2000).
Los hipermercados aprovechan al máximo las posibilidades de flexibilización que les ofrece la legislación. En ellos se comienza a trabajar con contratos temporales a tiempo parcial, a menudo con horarios variables entre semanas, y sólo con el tiempo se consigue un contrato fijo, a veces a tiempo completo. Los contratos a tiempo parcial les permiten adecuar la cantidad de mano de obra al flujo de clientela, especialmente a partir de la introducción del escáner óptico (Bernard, 2005). Carlos Prieto investigó un hipermercado de Madrid en 1989: el 72,4 % de las cajeras trabajaba a tiempo parcial, de éstas, un 42,6% con horarios variables de un mes a otro –que conocían quince días antes del mes correspondiente-. El director de Recursos Humanos afirmaba: “horarios, aquí hay cien mil” (Prieto, 1990).
El control de la mano de obra no se asegura sólo mediante los contratos temporales –con la amenaza de no renovación- y la tecnología –que permite una medición exacta de la productividad-. El sistema autoritario de dones y contradones, la represión antisindical y el sindicalismo amarillo también se extienden a los hipermercados. La organización del trabajo se utiliza para premiar y castigar. Así, las condiciones laborales cotidianas de la cajeras –que deben pedir permiso a la responsable de cajas para multitud de procedimientos (Benquet, 2011: 76)- dependen en gran medida de los mandos: las cajas a las que una es asignada (con mayor o menor afluencia, cerca de los frigoríficos…), la asignación a otras tareas como ordenar ropa (y romper la monotonía de la caja), el tiempo que se tarda en responder desde caja central a una petición (p. ej., de ir a orinar)…
El tiempo se convierte en uno de los dones o castigos privilegiados que la empresa puede utilizar. Los nuevos empleados comienzan con contratos a tiempo parcial, generalmente a fin de jornada o en sábados y con horarios variables y turnos partidos: la posibilidad de tener un contrato a tiempo completo, de no variar horarios, de trabajar por la mañana o en turno continuo se convierte en la principal recompensa que se puede obtener por la sumisión –que a menudo también es sumisión horaria: alargar la jornada cuando se demande[23]-. Los horarios también pueden utilizarse como castigo. Así, las empleadas con cargas familiares suelen cambiar sus turnos con compañeras para conciliar el trabajo con los imprevistos de la vida familiar. La dirección, habitualmente tolerante con estos cambios, puede prohibirlos cuando una trabajadora se aproxima a los sindicatos incorrectos –lo que no sólo perjudica su vida familiar, sino también la de sus compañeras-. Los constantes cambios de turnos y horarios también pueden ser utilizados como motivo de despido[24]. Las empresas disponen así de múltiples medios de presión para obstaculizar a los sindicatos de clase. FETICO se expande con los hipermercados, pasando de tener un 11,2% de los delegados sindicales de las empresas de ANGED en 1980 a un 27,2% en 1990[25].
Tras el decreto Boyer, grandes almacenes e hipermercados comienzan a ampliar sus horarios de apertura y a abrir algunos domingos y festivos. Los hipermercados afrontan los nuevos horarios recurriendo masivamente a contratos a tiempo parcial –algunos de fin de semana, las sabaderas-. El Corte Inglés utiliza también estos contratos –durante un período cubre con ellos el trabajo en domingo, los domingueros-, pero mucho menos: al ser una empresa más antigua, tiene mucho personal con contratos indefinidos a tiempo completo. De ahí que recurra a los incentivos –diez mil pesetas y un día libre por trabajar en domingo- y, sobre todo, al eficaz sistema autoritario de dones y contradones[26].
Con la hegemonía de FASGA y FETICO, los convenios colectivos favorecen a las empresas. Aunque cada vez establezcan más regulaciones sobre el tiempo de trabajo o la contratación –lo que en principio limitaría la discrecionalidad empresarial-, éstas suelen ceñirse a reproducir la normativa laboral[27]. Las mejoras respecto a ésta son reducidas y parecen responder al estado del mercado de trabajo. Así, el convenio de 1989 –firmado por FASGA, FETICO, UGT y CCOO- establece que el 15% de los contratos temporales con más de 6 meses han de pasar a indefinidos –algo fácil de cumplir: las empresas ya estabilizaban a los empleados leales-, y el de 1991 –firmado por FASGA y FETICO- establece que en el primer trimestre se proporciona a los representantes sindicales los cuadros horarios anuales de los trabajadores –nada conflictivo cuando los delegados son de FASGA y FETICO[28]-. Avances reducidos y en buena medida debidos a la reducción del desempleo -del 21,5% en 1985 al 16% en 1991-, que provoca problemas de reclutamiento en zonas como Madrid y Cataluña.
Esta situación limita mucho el margen de maniobra de los sindicatos de clase. En algunas zonas organizan concentraciones o se suman a las manifestaciones de pequeños comerciantes contra la apertura dominical[29]. A menudo, especialmente cuando FASGA y/o FETICO dominan el comité intercentros[30], su acción se limita a la judicial: denunciar incumplimientos de convenio, de la normativa laboral, presiones sobre los trabajadores o persecución antisindical. Denuncias que, con el sistema autoritario de dones y contradones, solían tener poco recorrido. Así, era difícil hallar testigos del acoso por pertenecer a CCOO. O, cuando se denuncian cambios de horarios o prolongaciones de jornada que van contra lo estipulado en el convenio, la empresa puede aducir que se trata de acuerdos individuales voluntarios[31].

El Corte Ingles se hace yihadista: se anuncia en árabe e inglés… pero no en español


Articulo adaptado de forma libre e irónica de la noticia aparecida en Okdiario, sobre Decathon y el catalán  Decathlon se hace independentista: se anuncia en catalán, inglés y francés… pero no en español

La firma francesa hispano-qatarí de material deportivo Decathlon distribución El Corte Ingles ha caído en el separatismo Yihadismo y discrimina lingüísticamente al resto de españoles. Y es que en sus promociones publicitarias en Cataluña España y Portugal usa hasta tres dos idiomas… Pero ninguno es el castellano.

DB5OgkuXoAAUzXx

El Corte Ingles dirige sus plegarias hacia la Meca… pero parece no querer saber nada de los españoles, toda vez que los carteles que tiene repartidos por Cataluña  España y Portugal hacen caso omiso a los castellanohablantes.

La compañía Hispano-Qatari precisamente se encuentra en un proceso de concentración en España y Portugal por su falta de liquidez y próximamente cerrada alguna tienda en la región. Sin embargo, en su ensimismamiento por ganarse un hueco en la Cartera de los Qataris , el tiro le está saliendo por la culata.

Fuentes oficiales de El Corte Ingles consultadas por AnonimousECI no han contestado nada al respecto, ni se espera que lo hagan.

Recordemos que El Corte Ingles ha sido investigado por suministar uniformes al estado Islamico El Corte Inglés, investigado por presunto suministro de uniformes al Estado Islámico

Tambien el accionista Qatari http://www.elconfidencial.com/empresas/2015-08-30/qatar-aterriza-con-un-12-25-del-capital-de-el-corte-ingles-y-tiene-garantias-sobre-otro-3_994318/ , cuya familia dirige el Estado de Qatar ha sido denunciado por apoyar el terrodismo Islamico Trump eleva el tono y acusa a Qatar de apoyar el terrorismo

Revuelo el Twitter

Como no puede ser de otra manera, Twitter ha reaccionado a la noticia:

Ashampoo_Snap_2017.06.11_18h03m27s_001_

Otros comentarios:

Como los lectores se pueden imaginar este tipo de noticias no apareceran en los medios de comunicación controlados por ECI.

 

Condenan a El Corte Inglés por consentir acoso sexual a dependienta en A Coruña


Fuente : http://www.noticiasgalicia.com/index.php/empleo-a-coruna/35439/condenan-a-el-corte-ingles-por-consentir-acoso-sexual-a-dependienta-en-a-coruna

El Corte Inglés

El Corte Inglés

La cadena El Corte Inglés ha sido condenada por consentir que una dependienta fuera acosada sexual y moralmente por uno de sus jefes en el centro de oportunidades que la empresa tiene en Altamira, en A Coruña, ha informado hoy en un comunicado el sindicato CIG. La sentencia del Juzgado de lo social número 3 de A Coruña condena al jefe de tienda y a El Corte Inglés por vulnerar los derechos fundamentales de la trabajadora y les impone una indemnización de 30.000 euros a la víctima, añade la nota.

 

En la sentencia, según el sindicato, queda acreditado que El Corte Inglés no tomó ninguna medida preventiva, a pesar de que había pruebas evidentes de acoso a la dependienta, quien activó en octubre de 2015 un protocolo de tratamiento en la empresa ante estas situaciones. CIG apunta que, sin embargo, se le denegó a la víctima el traslado de centro que había solicitado para protegerse de la conducta del denunciado.

 

El caso remonta a finales de 2013 cuando la trabajadora, que lleva en la empresa desde 2002, fue destinada al centro de Altamira. Lo que en un principio parecía un trato amistoso por parte del gerente se convirtió pronto en una manifiesta actitud de acoso sexual, apunta el sindicato gallego. La trabajadora denunció esa actitud el 15 de diciembre de 2015 en el cuartel de la Guardia Civil de Culleredo (A Coruña), según CIG, que indica que además de esa sentencia, otro juzgado de instrucción, el número 5 de A Coruña, investiga si los hechos son constitutivos de delito.

Si dispones de mas información sobre este caso, o de algun otro y lo quieres dar a conocer : https://elcutreingles.wordpress.com/2015/07/31/eres-victima-de-acoso-laboral-en-eci-cuentanos-tu-caso/

 

Acoso en El Corte Ingles de Valdemoro (3ª Parte)


Pedro nos ha dejado un comentario sobre el trato en Guantamo; conocido oficialmente como Centro Logistico de El Corte Ingles de Valdemoro.

Deberíais conocer como se trata al personal de los almacenes centrales en Valdemoro, conocido por los trabajadores como “Guantanamo”.

Con la ayuda de Adecco nos tratan igual que presos. No nos facilitan material para trabajar, estan prohibidas las bufandas, gorros, descansar sentados o con las manos el los bolsillos, te pueden mandar a comer a las 10 de la mañana, no tenemos taquillas y si eres uno de los afortunados no puedes acceder a ella sin permiso de tu superior y de la seguridad contratada, no puedes hablar en el puesto mientras sufres acoso de los hombres de verde, rojo o encargados varios.(Constantes gritos de venga, venga, venga o vamos vamos, vamos, esto cada 10′-15′).

Te presionan para hacer horas extras(Mínimo 3 horas, no se negocia) y si dices que no pues te recuerdan que para que has ido entonces.

No puedes entrar con tu vehículo a las instalaciones y desde la entrada en plan peaje con seguridad privada hasta tu puesto de trabajo puedes tener 20′ andando.

Areas de descanso de no más de 5 metros cuadrados para secciones con más de 100 personas…etc.

Solución fácil…No hace falta a diferencia de ellos ni gritar, ni amenazar y ni siquiera la idea de enfadarse, con no comprar nada a el Corte Inglés es suficiente.

Actúa!!!!.

El Corte Ingles NIEGA permiso para trabajar


Hola muy buenas.

Mi hermana fue a una entrevista de trabajo de una tienda de ropa, de marca privada, que nada tiene q ver con el corte ingles.
Paso 2 entrevistas y la eligieron, seria adjunta de direccion en la tienda ya que iban a abrir una nueva en un corte ingles.

Le dijeron que todo estaba OK, salvo un mero tramite. Que el corte ingles la autorizada para trabajar en sus instalaciones, aunque la tienda es de alguien ajeno al corte ingles, como ya he dicho.

Pues bien ya estaba ilusionadisima porque el puesto era bastante bueno, y un contrato de 40 horas… imaginaros.

Y hoy se a llevado un chasco, resulta q el corte ingles no autoriza a que trabaje en su centro.
Y YASTA. No han dado mas explicaciones. En la tienda donde iba a trabajar le han dicho q lo sienten mucho, pero que no dan mas explicaciones y q no se puede hacer nada.

Ya pensando y pensando, hace dos años hizo una entrevista para trabajar en el corte ingles, y no la paso o lo que sea porq no lo volvieron a llamar.
Lo unico q tiene sentido es, que como no la cogieron en el corte ingles, te meten en una base de datos o algo para q no puedas trabajar en sus instalaciones ya que no das el perfil o lo q sea, pero no tiene mucho sentido eso no?
Mi hermana tiene buena imagen y siempre ha trabajado de cara al publico.

Que pensais?

 

Camarero describe su experiencia dentro de El Corte Ingles


Hola, disculpen las molestias, pero no sabia donde escribir mi reclamacion e indignacion como recien desempleado en el dia de hoy de el corte ingles situado en santa cruz de tenerife en la avda tres de mayo, recien e cumplido 1 mes en mi puesto desempeñado como camarero en la cafeteria de la planta nº7, soy titulado y me concidero un buen profesional en mi trabajo, hoy sin mas, me han llamado para bajar a la planta nº6 donde esta el departamento de personal y solo con la excusa de que no doy el perfil me han dejado sin trabajo, en este mes trabajado, he podido comprobar que mayormente la plantilla de cafeteria esta dividida en dos grupos, la gente buena, trabajadora y que miran realmente por el negocio, y la gente chismosa, que siempre se estan quejando de todo, intentando escurrir el bulto y cuadrando horarios a su antojo para su beneficio propio ademas de no saber llevar bien una buena coordinacion de equipo….. desde que empece a trabajar eh podido comprobar ciertos favoritismos a otros mas nuevos que yo y con mucha mas confianza puesto k seguramente se conoceran y son enganchados por k comparten partidos de futbol y demas juntos y como yo voy a lo mio k es a trabajar y no a hacer amigos mas debo de añadir k la otra mitad de la plantilla que concidero “los buenos” no me importaria hacer cierta amistad fuera del trabajo puesto que son tal y como yo, el trabajo para trabajar y todos con los mismos derechos sin favoritismos ni discriminaciones y la verdad siempre me encuentro a gusto trabajando con ellos no siento esas risas y quedadas a mis espaldas por que en vez de ayudarte a desempeñar mejor tu trabajo si no entras al trapo y eres como ellos te unden, te mandan lo peor para que te quemes rapido y como con migo no pudieron por k se hacer bien mi trabajo me dicen k no doy el perfil, anda yaaa me descojono en su cara….. ahi os dejo mi caso a ver k os parece, gracias y espero k sirva de algo por k pienso mirarlo por la via legal dado k tengo un contrato de 2 meses y veinti pico dias y solo eh cumplido un mes …….

Agresiones sexuales en El Corte Ingles de Valdemoro (2ª Parte)


Primera parte: https://elcutreingles.wordpress.com/wp-admin/post.php?post=26966

Continuando con Valdemoro, esta vez reproduzco un comentario llegado a traves del formulario sobre una chica , Veronica, que dice haber sufrido una agresión sexual en el Comedor del centro logístico de El Corte Ingles de Valdemoro.

En este caso El Corte Ingles no apoyo a la trabajadora y poco despues de la denuncia fue despedida.

“Buenos días, le cuento mi caso yo trabajaba en el corte ingles, mas precisamente en el cepa de valdemoro, Madrid, en el frió de las cámaras, dos meses estuve allí cuando me renovaron me  pusieron en frutería del opencor, le indico que allí abastecemos todo España, este  hombre que era jefe del area, le comento que tenia a su pareja en el area de administracion, se acostaba en el baño con otras mujeres, le indico que ese era un trabajo de mucho peso pero si queria ascender tenia que pasar por el baño con el , yo me habia fijado en una mujer de otra area, siempre ibamos a comer, a un comedor del eci ,  empleados del corte, y de claro sol, esa fue una semana extraña, porque este señor en cuestion siempre iba almorzar mas tarde, pero esa semana hasta  por un compañero lo llevo por delante , pense que me iba a gritar pero no me dijo que no me preocupara eso se mi hizo raro porque nunca decia eso sino que gritaba a la persona, despedia a muchos solo porque no le gustaba su cara, ese día , estabamos en la fija del comedor, cuando el y sus dos amigos jefes se pusieron adelante mio, y un compañero de claro sol detras mio, estaba  esperando pagar cuando ….”

En este momento la supuesta victima describe como fue agredida sexualmente y humiliada por su condición de lesbiana y estranjera (sudamericana).

“… me levante y me dijo que lo unico que le habia faltado era besarme, le dije que era un hijo de puta, me sente , y comi no supe mas ni siquiera pude denunciar ante el ataque , de este señor, quince dias despues me despidieron, pero no antes, de reunirse con el los de  corbata, y decirles que nunca nunca hablarian de lo ocurrido, por mas que yo me pronunciara, y un señor mayor que siempre hablaba conmigo me dijo , yo si fueras mi hija te diria que nunca volvieras aqui, .-

 Un dia antes de irme me ofrecio 18000€ y me dijo que no lo contara porque nadie me creeria y que no podia involucrar a  la empresa porque no iba a poder, hacer nada lo que paso paso , tuve 5 años con antidrepesivos, y un año y medio con psicòloga,  despues de tanto tiempo es la primera vez que yo puedo hablar sin llorar, denuncie y mi abogado me dijo que el no necesitaba abogado, fueron los testigos  a los juzgados y tomaron declaracion mi abogado y el juez, un abogado de la policia de aluche le dijo a una conocida mia, que eso habia sido un paripe, que  habia sido una verguenza me lo dieron por malo y cerrraron el caso , mi abogado cobro dinero del corte ingles, las chicas que fueron a testificar estan trabajando en el corte ingles, todavia, este señor vive en valdemoro , tiempo despues en el mismo valdemoro le dieron una paliza que nunca denuncio,
despedio a un hombre despues de 20 años , por intento de agresion le dieron la propina de un sueldo…”
Despues de esto, pocos comentarios que añadir.
Proxima entrada: Hipercor Meridiana (Barcelona) “Que tetas tan grandes tienes”

Eres victima de acoso laboral en ECI?. Cuéntanos tu caso


Hacemos un llamamiento a todas los trabajadores o ex-trabajadores que hayan sido victimas o que estén sufriendo mobbing en El Corte Ingles ,o que son testigos de este delito, para colaborar a través de diferentes medios en que su caso salga a luz, (conservando su anonimato , si quieren).

Mobbing

Mobbing

 

Sería especialmente bueno si los trabajadores hubiesen denunciado o hubiera algún tipo de documento (informes de inspección de trabajo, sanciones de la empresa) de por medio.

 

 

Casos como el de Pedro no pueden quedar impunes.

Muchas gracias por vuestra colaboración

Formulario de Contacto

Nota Aclaratoria: La información contenida en el campo Comentario junto a un nombre (ficticio o no), nos reservamos el derecho de publicarla como entrada. En ningún caso los datos personales como puede ser los apellidos, el correo electrónico y otros datos que puedan ayudar a identificar a la victima serán publicados o cedidos a terceras personas, sin el consentimiento de la persona involucrada.

Nota Aclaratoria para periodistas: Como consecuencia a gran numero de periodistas en nomina en El Corte Ingles (Dpto. de Comunicación o ajenos a ECI) y sus respectivos becarios, no se suministrada ninguna información que pueda poner el peligro nuestro trabajo ni a cooperantes.

El Corte Inglés de Tarragona premia con mobbing 29 años de servicio


Fuente : http://www.abusospatronales.es/mobbing_El_Corte_Ingles_Tarragona

El 27 de febrero de 2015, Pedro Aramburu, empleado de El Corte Inglés, salió del centro comercial de Tarragona en ambulancia tras una discusión con una directiva. Pedro llevaba 29 años trabajando en El Corte Inglés, y en numerosas ocasiones había sido felicitado por sus ventas, la última vez en noviembre de 2014. Unos años antes, había recibido la medalla de 25 años de trabajo en El Corte Inglés. A pesar de ello, Pedro comienza a sufrir un acoso constante en el centro de trabajo, que le lleva a depresiones e intentos de suicidio. Un grupo de clientes y amigos, ante el acoso que están presenciando, deciden ayudarle. Pero la empresa también comienza a amenazarles. Ignacio Oñate, cliente desde hace muchos años, es declarado persona non grata y se le prohíbe el acceso a El Corte Inglés por ser la persona que llevaba los partes de baja médica de Pedro Aramburu y que exigía certificación de su recepción con un sello donde se especificara que eran recibidos por El Corte Ingles.

Varios clientes y amigos se han organizado para denunciar el acoso a que ha sido sometido Pedro Aramburu y nos han hecho llegar numerosa documentación sobre el caso. En uno de los escritos que están distribuyendo denuncian que “A Pedro le han insultado, humillado, quitado competencias en su trabajo, le han negado permisos y acosado de manera diaria con la clara intención premeditada y reiterativa de infringirle daño”. Este grupo de amigos y clientes atribuye la actitud de la empresa a su deseo de acabar con los “dinosaurios”, “expresión usada por la empresa para referirse a los que tienen mucha antigüedad”.

Según la documentación y escritos que nos han hecho llegar, Pedro Aramburu venía sufriendo en los últimos tiempos numerosas situaciones de acoso y menoscabo de su actividad profesional:  no gratificar las ventas “excelentes” de las personas a su cargo, exigirle tareas que ni corresponden a su cargo ni son factibles con los medios a su disposición, humillarle constantemente con comentarios despreciativos, restringirle los medios necesarios para el desempeño de su trabajo, ponerle cortapisas para el disfrute de su tiempo de vacaciones, dificultarle la atención al cliente, amenazarle con sanciones atribuyéndole actuaciones impropias que no eran de su responsabilidad, descenderle de categoría…

Estas situaciones le llevan a una situación de estrés y depresión, por los que visita a los servicios médicos de la empresa. El 27 de febrero de 2015 sufre una violenta reprimenda por parte de una directiva, quien profiere a gritos numerosos comentarios despreciativos, que añadida a las anteriores tensiones acumuladas le provoca una grave crisis de ansiedad por la que tiene que ser evacuado del centro en ambulancia (ver al final de esta noticia el relato que hace del suceso Pedro Aramburu). Al día siguiente, en estado depresivo severo, tiene una tentativa de suicido que es evitada por su mujer y amigos. Tras ello, comienza una serie de visitas a médicos y a psiquiatras, que le ponen en medicación. Mientras tanto, de baja médica, envía burofaxes comunicando la baja a El Corte Inglés, quien se limita a sellarlos con la fecha, sin especificar que es El Corte Inglés quien los recibe, a pesar de la insistencia en que lo haga así.

El día 20 de Marzo su médica de cabecera de la S. Social realiza un informe médico recomendando que la empresa evite mandarle a Pedro comunicados  verbales o escritos, ya que podrían agravar su delicada situación. Este escrito es remitido a la empresa para su conocimiento.

Ese mismo día 20 de Marzo se presenta una denuncia contra la empresa en la Inspección de trabajo y seguridad Social de Tarragona.

Ese mismo día 20 de Marzo, pasados 21 días desde la baja, y unas horas después de la interposición de la denuncia, El Corte inglés remite un burofax donde le comunica a Pedro la imposición, por la dirección regional de personal, de una falta muy grave con una sanción de 16 días de empleo y sueldo a cumplir cuando regrese al centro, “advirtiéndome de que debido a mi buena trayectoria profesional anterior, y al ser la primera vez que incurría en ese tipo de faltas, se me aplicaba la sanción mínima entre las previstas para ese tipo de faltas y advertían que si reincidía , me echarían de la empresa”, en palabras de Pedro Aramburu, quien sigue: “Al recibir la sanción se me va la cabeza y  realizo un segundo intento de suicidio, abortado por los familiares y amigos que me cuidan (…) Mi  mujer, Rosa M., debido al constante mobbing recibido y la presión acumulada, después de una visita a su médico de cabecera afectada por una fuerte ansiedad y una profunda depresión provocada por el acoso recibido causa también  baja médica el día 21 de Marzo”. El 23 de marzo Pedro amplía la denuncia ante inspección de trabajo incluyendo los nuevos hechos.

El 16 de abril la psiquiatra que atiende a Pedro “realiza un documento donde especifica que por prescripción médica no puedo tener contacto con mi entorno laboral habitual ya que sería muy negativo para mi evolución”. Ese mismo día Pedro presenta una denuncia de acoso laboral en el juzgado social nº 1 de Tarragona, que fue admitida a trámite tras ver la denuncia y los documentos presentados.

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Cataluña emitió el 8 de mayo de 2015 un acta por dos  infracciones por parte de El Corte Inglés. En primer lugar, “infracción de normas laborales” “al haber quedado probado un ejercicio arbitrario del poder directivo empresarial”. Según este acta de infracción, ha quedado ampliamente demostrado el ejercicio abusivo y arbitrario de las facultades empresariales, ya que numerosos compañeros de Pedro Aramburu testificaron haber “presenciado episodios de menosprecio o reprimendas” como “gritos, chillidos o injurias en voz alta”, del tipo “no te enteras”, “todo lo haces mal” o “no me vales”. En segundo lugar, “infracción de normas en materia de prevención de riesgos laborales”. Según el acta, El Corte Inglés “incumplió su deber de garante de la salud y seguridad del trabajador”: no sólo no investigó el hecho de que un trabajador saliera del centro en ambulancia tras una discusión con una directiva, sino que además “impuso al Sr. Aramburu una suspensión de empleo y sueldo de 16 días, sin haberlo entrevistado ni a él ni a ningún posible testigo”.

Pedro envía este informe con un burofax a un miembro de la Comisión Instructora de Tratamiento de Situaciones de Acoso, C.I.T.S.A., órgano de control interno de El Corte Ingles. Esta persona, a pesar de la resolución de inspección de trabajo, decide archivar el proceso, contraviniendo la propia normativa interna de C.I.T.S.A.

Las acciones de El Corte Inglés no sólo han ido contra Pedro, sino también contra los amigos y clientes que le han apoyado. Ignacio Oñate, que había llevado las bajas médicas al centro e insistido en que quedara constancia de forma correcta de su recepción, es declarado persona non grata por El Corte Inglés y se le impide el acceso al centro. Pero ahí no quedan las cosas: mientras Don Ignacio está hospitalizado a finales de mayo, entran con fuerza en su casa y se llevan, entre otras cosas, todo el dossier que había acumulado sobre El Corte Inglés, incluido un pendrive con fotos y vídeos acusadores…

Pedro señala otros hechos que le han causado inquietud: “el día 20 de Mayo recibimos sobre las 17:50 horas en el teléfono fijo de nuestro domicilio en Tarragona dos llamadas de teléfono que atendió Rosa. En ellas un responsable de seguridad de El Corte Inglés con quien nunca habíamos tenido contacto le comenta a Rosa la intención de mantener una conversación fuera de nuestro domicilio para intentar buscar una bandera blanca con la empresa, remarcando sus excelentes contactos con la Guardia civil y que tenía también un niño menor de 10 años como nosotros. Nos extrañó mucho esta llamada, que interpretamos como amenazadora, sobre todo sabiendo las indicaciones realizadas por prescripción médica para que no nos acosaran más con nuevos  escritos y llamadas”.

A continuación reproducimos algunos de los fragmentos de las denuncias que nos han remitido, escritas por Pedro Aramburu:

“El Corte Inglés, que de cara a la galería parece una empresa ejemplar, ha cambiado su estrategia empresarial y lo que antes era un orgullo pertenecer a esta empresa, se ha convertido en un auténtico suplicio diario para miles de trabajadores que debemos bajar la cabeza y trabajar en condiciones humillantes por miedo a perder nuestro puesto de trabajo.

Solo hay que ir a cualquiera de los más de 100  centros comerciales de El Corte Ingles y preguntar al personal sobre su situación, la sorpresa será mayúscula, ya que el miedo y el terror empresarial son evidentes y constatables  a todos los niveles.

Mi mayor deseo es que esta situación sea conocida por la sociedad para que no ocurran más casos de acoso laboral  con otros compañeros, como por desgracia  está ocurriendo cada día en todos los centros de la organización.

El ataque es más intenso con los que llevamos muchos años y a pesar de nuestra experiencia y nuestra orientación hacia el servicio, la atención al cliente y la venta como objetivos prioritarios de nuestros equipos, podemos  ser sustituidos por otras personas  con costes empresariales mucho más baratos y que “traguen “con las condiciones cada vez más degradantes para el empleado y su entorno familiar.”

Relato de lo ocurrido el 27 de febrero:

“El viernes 27 de Febrero del año en curso 2015, estando en mi puesto de trabajo como gerente responsable de la Planta Hogar (…) recibo sobre las 19,00 horas la llamada a mi teléfono corporativo de las secretarias de dirección indicándome que una directiva quería hablar conmigo.”

La subdirectora le acusa de unas acciones de las que no es responsable, pues se han producido por órdenes de otros mandos de la empresa. Ante sus explicaciones, ella reacciona humillándole:

“De manera prepotente, irónica y humillante , me dice que “como siempre lo hacía todo mal”,” así habrás preparado el inventario”, “no te enteras de nada”, “no me vales”, atacándome donde más me duele, con la clara intención premeditada y reiterativa de infringirme daño .

Intenté explicarle de nuevo que el error no lo había cometido yo, y que lo estaba ampliando de forma exagerada y dramática, dándole una importancia que realmente no era tan grave.

Dijo que ella sabía lo que tenía que hacer, que todos los demás lo hacían bien y el único que hace todo mal eres tú.

Se rio y empezó a decirme que era la subdirectora, que estaba en un nivel jerárquico superior, y que estaba harta de mí y que no me aguantaba más.

Viendo que una vez más lo que intentaba era de forma premeditada e intencionada machacarme, atemorizarme, asediarme y humillarme presionándome psicológicamente, le contesté que por favor no me humillara más. Que estaba, como siempre, provocándome premeditadamente induciéndome a reaccionar de forma descontrolada, hablándome de forma hostil, intimidando y criticando reiteradamente todo mi trabajo .

Se puso a gritar, ¡ya no te aguanto más!! ¡Hasta aquí hemos llegado!

Comentó, levantándose de la silla y con una expresión placentera en su cara, que dejaba de hablar conmigo, que abandonara su despacho inmediatamente.

Gritando, me amenazó con el uso de instrumentos disciplinarios, buscando como en numerosas ocasiones anteriores la destrucción de mi reputación, perturbando mi trabajo y presionándome para que me marchara de la empresa.

Le pedí que no me acosara, que respetara mi persona y mis casi 30 años de experiencia y que dejara de atacarme como era habitual.

Comencé a sentirme muy mareado, debido a la tensión acumulada y no me sentía capaz de reaccionar ante la insistencia de que abandonara su despacho.

Llamó gritando al jefe de personal, el cual acudió al despacho, comentando que me echara, a lo que siguió el comentario de si no se va, me voy yo.

En medio de la confusión y en un clima muy tenso y agresivo, salí tambaleándome de su despacho junto al jefe de personal trasladándonos a su despacho. Una vez allí yo me sentí muy desorientado y comencé a tener un fuerte dolor de cabeza y un mareo muy intenso. Después de dar tumbos apoyándome en la pared, dije que no me encontraba bien y que me llevara al servicio médico.

El jefe de personal me abandonó en el despacho y estuve más de 30 minutos encogido y tirado en la silla con la corbata desabrochada y sin recibir ninguna atención. No podía casi hablar, intenté pedir auxilio en varias ocasiones, pero nadie me ayudó.

El jefe de personal entró en su despacho y dijo que pensaba que me había ido yo solo al servicio médico, a lo que contesté que no podía por mis propios medios, como le había dicho antes, y que me sentía fatal.

Viendo el estado en el que me encontraba, me ayudó a incorporarme de la silla y, en un estado de gran confusión y mareo, apoyado en él, salimos de dirección y bajamos, con gran peligro para mi integridad física, por las escaleras mecánicas desde la planta 5ª, seis tramos de escaleras hasta la planta sótano.

En varias ocasiones estuve a punto de caerme rodando por las escaleras, porque me fallaban las piernas.

Una vez en el sótano, sorteando los muebles expositores, accedimos al servicio médico donde una ATS, ya que no había medico en esos momentos, me tumbó en una camilla. Allí me tomo la tensión, y viendo que estaba muy alta, me dio una pastilla para bajarla con un vaso de agua. Realizó un electrocardiograma y, viendo la gravedad y el peligro de la situación, avisó a un servicio de ambulancia.

El jefe de personal me pidió el teléfono de mi mujer y le comentó que acudiera con urgencia a la enfermería.

Llegaron un médico y dos auxiliares, me volvieron a tomar la tensión y me colocaron una vía con paracetamol, haciéndome otro electrocardiograma. Viendo que no mejoraba, estaba muy desorientado, tenía sudoración, visión borrosa, dolor en el pecho y hormigueo en el brazo izquierdo, me colocaron bajo la lengua una pastilla de Captopril de 25 mg.

Cuando llegó mi mujer, el jefe de personal le comentó que por favor, por el bien de El Corte Ingles, tuviera discreción con todo lo que había pasado.

(…)Resultat d'imatges de mobbing

Esta es la última de una serie continuada semanal y a veces diaria de presiones, realizadas por la dirección de este centro contra mi persona, que llevo sufriendo desde aproximadamente tres años.

En este tiempo de manera resumida:

Han eliminado de la empresa vendedores muy válidos por motivos de no pertenencia a los sindicatos de la empresa sin darme explicaciones.

Han presionado hasta causar su baja o su marcha de la empresa a los dos últimos jefes que me ayudaban.

He sido insultado.

Me han quitado competencias propias de mi cargo.

Me han puesto en evidencia delante del resto de la jefatura y personal base por motivos que luego se han demostrado que eran de desconocimiento generalizado como la gestión del inventario.

Sabiendo que había herramientas de gestión muy eficaces, han permitido que utilizara otras que no eran adecuadas.

Se me exige venta mensual personal, pero no se valora su consecución.

Se ha ido mermando mi responsabilidad y capacidad de venta (…)

Cuando las áreas de mi competencia obtienen buenos resultados, no se tiene en cuenta, ni se publicita, como suelen hacer con otras áreas de negocio.

En esta ocasión no pude aguantar más, y harto de que me minusvaloren y echen por tierra mi trabajo, recibiendo críticas y reproches constantes por cualquier cosa que hago o decisión que tomo, y viendo que cada vez íbamos a peor, incluso se me amenazaba con utilizar instrumentos disciplinarios para echarme a la calle, humillándome y despreciándome, mi cuerpo no pudo aguantar más presión y ocurrieron los hechos descritos.

Durante los más de 28 años que llevo en la empresa, mi trabajo ha sido mi pasión, y todos mis actos han estado orientados a la atención exquisita a los clientes y a conseguir que mis equipos aumenten su productividad.

Nunca he dudado, a pesar del esfuerzo que supone, trasladarme en cuatro ocasiones de destino, con los enormes gastos de vivienda, mudanzas, colegios y demás trastornos familiares, el inaugurar tres centros comerciales.

Es una autentica pena que estas nuevas direcciones, sin experiencia en ventas, y basadas exclusivamente en la gestión pura y dura, arremetan sistemáticamente contra mi persona y la de mi mujer , presionándonos, buscando hacernos explotar para que perdamos los nervios y acabemos destrozados física y psicológicamente .

No podemos seguir trabajando todo el día con el temor de qué pasará y cómo nos atacarán hoy. Esta humillación y desprecio constante han hecho que nos encontremos con mucha ansiedad, tengamos arritmias, insomnio y una fuerte depresión que nos arrastra hacia lo desconocido. Nos han quitado las ganas de vivir y la ilusión por seguir luchando.

En los últimos reconocimientos médicos he comentado con el medico la aparición de urticaria, eccemas en las piernas, insomnio, incontinencia urinaria, caída del pelo, vómitos y sensación constante de ahogo y ansiedad. Reconoció que no era el único trabajador en esa situación de deterioro físico y psíquico y comentó “Aquí vemos muchas cosas, pero ya sabes cómo es la dirección de este centro”.

Pido ayuda para solucionar esta situación personal y que se acabe con este acoso generalizado en este centro de trabajo.”